‘The Legend of Zelda: Link’s Awakening’ – Review

Gaming

El juego que estábamos esperando.

Hace 26 años, Nintendo nos dio ‘The Legend of Zelda: Link’s Awakening‘; un juego ideal para jugar en el Game Boy y que nos hizo disfrutar nuestra niñez al máximo.  Este año, la compañía de videojuegos ha decidido jugar con nuestras emociones y reactivar la nostalgia de aquellas épocas lanzando una nueva versión del juego.

Decidir hacer un remake de este icónico juego es algo riesgoso, pues existen muchas expectativas que superar, sin embargo, también sirve para corregir errores que en un pasado se presentaron. Definiremos este juego como una máquina del tiempo, porque eso es, una máquina que nos regresó a la versión original sin dejarnos decepcionados.

Los detalles

Algo que nos gustó mucho fue que la historia sigue siendo una copia fiel a la original: Link llegando a la isla Koholint y perdiéndose en una aventura casi interminable. Además los escenarios de la isla son una versión totalmente remasterizada de los que vimos en el lanzamiento de 1998 del juego para Game Boy Color; conservan sus detalles, lo aterrador de los calabozos y lo bello de las montañas.

Hagamos énfasis justamente en esto: los detalles del juego. Sinceramente resultan espectaculares; puedes sentir las texturas de todo lo que te rodea, es como si estuvieras viendo desde arriba un mundo animado que en cualquier momento puedes tocar. Los detalles están en lo macro y en lo micro, como en el mapa (que sigue luciendo igual que antes) o en pequeños detalles como poder colocar marcadores para poder regresar, así mismo en pequeños trucos que vas descubriendo a lo largo del juego.

Lo técnico

La grandeza de sus detalles también reside en la resolución del juego, el cual está en 720p, lo que permite que no pierda su resolución aún si juegas en la pantalla del Switch. Incluso, su resolución en el dock es de 900p.

La cámara del juego es generalmente en posición frontal, sin embargo en ciertos lugares como los calabozos la cámara pasaba a ser 3/4 automáticamente (casi como si lo vieras desde arriba). No es una queja, al contrario, esto es algo bueno, pues por la altura de las paredes o de ciertos objetos es mucho más cómodo. El desplazamiento de Link también se siente mucho más suave, además de que ya puedes caminar en un radio de 360º, es decir, hacia los diagonales, a diferencia del juego original, lo cual hace los desplazamientos y los ataques mucho más efectivos.

Hay que ser realistas: no todo puede ser bueno. Quizás si lo juegas, te quedarás pensando que recordabas la isla de Koholint mucho más grande. Lo que pasa es que anteriormente las áreas de desplazamiento eran mucho más pequeñas por cuestiones técnicas, sin embargo, ahora la carga de las nuevas áreas es inmediata y mucho más pequeñas, tal y como lo compara el portal IGN es algo parecido a Animal Crossing.

Los detalles son un arma de doble filo, a veces el juegos se ralentizaba (pero lo disfrutamos de igual manera).

En conclusión, el juego nos ha parecido una joya. Es un salto al pasado muy bien hecho. Con detalles espectaculares, música increíble y con mejoras indispensables. Si recuerdas los juegos anteriores es mucho más fácil que notes cada una de las sutilezas que el juego ha adquirido y sino, entonces sin duda es un juego que te recomendamos para empezar a acompañar a Link en sus aventuras.